Esclavos de Jesús Sacramentado

Quines somos:

Los Hermanos Esclavos de Jesús Sacramentado somos una comunidad dedicada a la oración, contemplación y adoración al Santísimo Sacramento, respondiendo al llamado de los Papas, Juan Pablo II en su Encíclica Ecclesia Eucharistia 25; y Benedicto VI, en su Exhortación Apostólica Sacramentum Caritatis, 66-69; 77,81, 84, 87.

Nuestra vida comunitaria está centrada en la sencillez, el espíritu de caridad, humildad y solidaridad.

El carisma principal de la comunidad Esclavos de Jesús Sacramentado es la oración contemplativa, bajo la adoración de Jesús en la Eucaristía.

La disponibilidad para las obras de apostolado y el testimonio de vida cristiana ayudando y consolando a los necesitados.

1238236_10201969257847405_2032207990_n

Nuestro seguimiento radical a la Iglesia es por medio de Cuatro Votos:

1. Castidad: entrega definitiva a Jesús con un corazón sumiso y fiel para así ser fecundos en su amor eucarístico, como expresión de amor prominente a Dios, a imitación de la castidad de la Virgen María.

2. Pobreza: la dependencia de Jesús, el renunciar a los bienes de la tierra para ganar los del cielo y así poner los bienes adquiridos en bien de la asociación. Como condición del ser humano ante Dios, como también para algunos llamados a ello, es una elección voluntaria de vida, como respuesta a una invitación del Señor.

3. Obediencia: manifestar el amor que se tiene a ejemplo de Jesucristo y María Santísima, en obediencia a Dios Padre y a los superiores de la asociación.

4. Consolación: ser puente para que los hijos amados de Dios lo conozcan y experimenten su misericordia, y sobre todo la confianza de su presencia en los momentos de pruebas.(Asumiendo así, las promesas de fortaleza, perseverancia y esclavitud en la adoración eucarística).

NUESTRO APOSTOLADO
Como miembros de la Iglesia Católica la comunidad tiene la misión llevar a todos los hombres y mujeres mediante Jesús Eucaristía:

La Predicación
Retiros
Catequesis
Conferencias eucarísticas
Formación eucarística
Visita a los enfermos